Panamá, 26 de noviembre de 2014

 

Buenas tardes, Honorable Diputado Adolfo Valderrama, Presidente de la Asamblea Nacional, Honorable Diputado Benicio Robinson,  Primer Vicepresidente de la Asamblea Nacional, Honorable Diputado Alfredo Pérez,  Segundo Vicepresidente de la Asamblea de Nacional,  Señor Secretario y sub Secretaria General,    Honorables señores diputados, distinguidos invitados,  señores periodistas,  público presente,    amigos  todos que nos escuchan.

 

Antes que nada, quiero agradecer con humildad al Todopoderoso por permitirme la distinción con la que hoy,  esta Cámara  me ha honrado, al nombrarme Contralor General de la República por un período de cinco años, a partir del 1º de Enero próximo, cumpliendo con un mandato consagrado en nuestra Constitución Política.

 

He aceptado y asumido, bajo juramento, la enorme y sensible responsabilidad que hoy ustedes me han conferido,  de dirigir el Organismo Supremo de Control de nuestro país, teniendo como testigo a la Nación Panameña y con el firme compromiso y propósito de entregar toda mi energía, desvelos y capacidad para respetar, cumplir y hacer cumplir la Constitución y la ley.

 

Nuestra Nación atraviesa hoy por una coyuntura histórica que reclama de sus ciudadanos, funcionarios y no funcionarios, la responsabilidad de actuar y escrutar actuaciones con la mayor honestidad, transparencia, justicia, eficiencia y probidad.

 

 El respeto a la institucionalidad democrática, la justicia, la constitución, las leyes, pero sobre todo, los principios, valores y la ética,  deben ser el norte que guie las actuaciones de todos los ciudadanos,   poniendo así un lado  –cuando asuntos del estado sea lo que respecte - cualquier parcialización personal, política y económica, acatando todos una sola meta suprema: el desarrollo de la Nación y sus ciudadanos.

  PALABRAS DE FEDERICO HUMBERT

aL ser electo CONTRALOR GEnERAL

 

Como es de conocimiento de todos, el país atraviesa hoy momentos difíciles en cuanto a la falta de credibilidad y confianza que tienen nuestros ciudadanos en las instituciones públicas, primordialmente ante la falta de pulcritud, disciplina y transparencia con las que se deben manejar los fondos y bienes del Estado.   Inmensa será la responsabilidad de la Contraloría General y sus gestiones durante el próximo quinquenio, para  lograr recuperar dicha fe y confianza, pues su credibilidad es clave para el fortalecimiento de la democracia y la justicia en nuestro país.

 

La tranquilidad que merecen nuestros ciudadanos de un manejo transparente y honesto de las finanzas públicas, solo se podrá recuperar y salvaguardar si la Contraloría General de la República ejerce a cabalidad, con carácter, independencia y estricta disciplina, su función fiscalizadora,  las auditorías adecuadas, y los controles que le corresponde.

 

Como dije, el país atraviesa momentos en los que  justificadas dudas e incertidumbre  plagan de incredulidad y falta de confianza   la acción  fiscalizadora de nuestros dineros públicos.  Para nadie es un secreto que tanto la Constitución, como la ley orgánica de la Contraloría,  y los decretos y reglamentos que sustentan la labor de fiscalización, han sido prácticamente ignorados o interpretados a favor de intereses distintos a los intereses del pueblo panameño.  Estas leyes y decretos, que abren espacios para que la Contraloría no pueda ejercer su rol fiscalizador, deberán  traerse a este hemiciclo para solicitarle, a Ustedes Diputados,  las modificaciones adecuadas;  y en los casos que amerite,  cualquier ley que obstaculice la gestión de salvaguardar los fondos y bienes del Estado,  deberán ser demandadas ante la Corte Suprema de Justicia, tal como manda nuestra Constitución.

 

De las diversas obligaciones Constitucionales y legales que tiene la Contraloría General de la República, la más debilitada es la del Control Previo, cuya flexibilización en unos casos,  y su eliminación en otros, ha sido una de las principales causas de afectaciones al Patrimonio Nacional.   Lo primero que haremos al asumir el cargo será restablecer y fortalecer el Control previo a todas las instituciones del Estado.  Igualmente, mientras llevemos sobre nuestros hombros las responsabilidades de nuestra Contraloría General de la República, no se refrendará ningún acto administrativo que afecte fondos públicos,    ni se avalará ninguna cuenta o contrato que no cumpla con los requisitos que exigen la Constitución y las Leyes de la República, protegiendo así,  el Patrimonio de todos los panameños contra cualquier afectación  o práctica indebida que no busque los mejores intereses de nuestra nación.

 

Para poder velar por los Intereses de la nación como Contralor, se requiere una sola condición: Cumplir con la constitución y la ley.  A partir del primero de Enero del 2015, ni los intereses políticos, ni los intereses económicos serán los que definan lo que hace o no hace la Contraloría General de la República.

 Es preciso agregar que nuestro enfoque de fiscalización y control implicará la adecuada coordinación con los Ministerios e Instituciones del Órgano Ejecutivo, el Órgano Legislativo y el Órgano Judicial, el Ministerio Público, el Tribunal y la Fiscalía de Cuentas, El Tribunal Electoral y demás organismos autónomos e independientes autorizados por nuestra Carta Magna, a fin de promover una cultura de corrección en la administración, Rendición de Cuentas, Transparencia, Control y Fiscalización de los Patrimonios Públicos y el debido trámite en los casos de las Auditorías e investigaciones necesarias a que nos obliga la ley ante los malos manejos que pudieren ocurrir durante nuestra gestión, o cualquiera ocurridos durante las administraciones pasadas.

 

La Contraloría tiene la obligación – no la opción- la obligación, de auditar todas las cuentas, actos, contratos, y en general, el manejo de todos los fondos y bienes públicos presentes y pasados.    Aprovecho para hacer en este momento a Ustedes señores Diputados,  la siguiente solicitud: que se apoye la asignación de los recursos presupuestarios necesarios  que permitan a nuestra Contraloría contar con la cantidad y calidad del recurso humano suficientes para llevar a cabo las auditorías necesarias y  la más eficiente fiscalización posible, tal cual como lo reclaman nuestros conciudadanos hoy en día.

 No quisiera terminar estas palabras sin mencionar el valioso recurso humano con el que cuenta nuestra Contraloría.     Estos miles de profesionales y trabajadores panameños, capaces,  íntegros y orgullosos de servir a la nación son la estructura vital para lograr el éxito de nuestras funciones.   Me comprometo que a través de un ejemplo de disciplina, honradez y transparencia, logremos  que el orgullo y respeto que se ha ido erosionando con el tiempo,  regrese a brillar como estandarte de una institución ejemplo de un país progresista y transparente.

 

Dentro de cinco años, tal como manda la Constitución, esta Cámara estará  entregando el cargo a un nuevo Contralor o Contralora. Tengan plena seguridad, que aquí estaré ese día, al final de mi gestión como Contralor, al igual que  en cualquier momento durante estos próximos cinco años,  para rendir cuentas cuando así lo deseen los panameños.   Serán las acciones de la Contraloría y del Contralor General de la Nación, las que hablarán por sí solas y les podrán hacer concluir a nuestros ciudadanos,  si la Contraloría General de la República volvió a la senda de la honestidad y la transparencia, honrando la Constitución y las leyes de la República o, por el contrario, si siguió siendo un instrumento para el despilfarro de los dineros de todos los panameños.   Para este servidor, lo segundo no es una opción.

 

Acepto con valentía y honradez la labor de servir a la República de Panamá y a todos los panameños; labor ésta que realizaré,   con la ayuda de Dios y con férreo apego a los valores y principios que me han acompañado toda la vida.

 

Muchas gracias

 

FEDERICO A. HUMBERT

 

Contralor General de la República

 

2015 Contraloría General de la República de Panamá

Avenida Balboa y Federico Boyd

Apartado Postal 0816-01521

 

Central Telefónica: 510-4777

Horario de Atención al Público: 8:00 a.m. a 4:00 p.m.

Declaración de Privacidad